Se ha producido un error en este gadget.

martes, 29 de septiembre de 2009

LA ILUSIÓN CUMPLIDA, "HYPO" ECHO A RODAR...

¿Quién dijo que fuese a ser fácil?...
Un año después de iniciarse esta idea, y gracias al apoyo de mucha gente buena y desprendida, el proyecto de escuela fotográfica en Gulu (Uganda) es una realidad.
Las cosas no fueron fáciles, envíos carísimos, aduanas corruptas y un sin fin de trabas "porque esto es África”…

Los chicos demostraron con su interés y buen hacer que no era ningún sueño o utopía convertir a algunos de ellos en fotógrafos con futuro, o al menos fomentar en muchos una bonita afición antes inaccesible. Para ello hicimos llegar a ellos el material donado y necesario para poder ser autosuficientes como fotógrafos. Cámaras, objetivos, flashes, laboratorios completos de blanco y negro para revelar negativos y papel, y abundante material sensible para el aprendizaje. Tras una siempre pesada teoría y mucha práctica conseguí trasladarles y hacerles participes del siempre excitante mundo de la magia fotográfica.
La cosa no queda así, ahora viene un seguimiento atento de sus evoluciones, y para ello es necesario que instalemos en el centro internet, un ordenador y un buen escáner fotográfico (unos mil euros aproximadamente). Ya estoy organizando una nueva exposición benéfica para dicho fin y no descarto buscar otros medios para conseguir el dinero.

Jolly, la fundadora de "Heals", (donde ha sido posible instalar la escuela de fotógrafos), paga de su bolsillo los 200 y pico de euros que le cuesta mantener la sede de esta pequeña pero original idea. Siempre se mostró generosa y agradecida de la idea de mejorar el taller de fotografía, hasta el punto de hospedarme en su propia casa durante mi estancia. Hace poco inauguró un pequeño restaurante donde van todos los voluntarios de ongs y otros amigos locales y que recauda el total de fondos también para "Heals", se llama "Kope Cafe", decorado por los propios niños y que está siendo un éxito en el austero Gulu.

Con este breve porfolio de imágenes quiero trasladaros aquellos locos pero a la vez estupendos días, con poco tiempo y mucho que enseñar, escasez de electricidad o agua, calor insoportable y muchas más complicaciones que conseguimos solventar con trabajo duro y muchas ganas.


Gracias a todos,

Borja Luque